CORO PARROQUIAL
Última noticia
Loading...

“La tradición musical de la Iglesia universal constituye un tesoro de valor inestimable, que sobresale entre las demás expresiones artísticas, principalmente porque el canto sagrado, unido a las palabras, constituye una parte necesaria o integral de la Liturgia solemne…"

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Nuestro querido Coro Parroquial fue fundado por el Padre Don Enrique López Guerrero en sus comienzos pastorales en este pueblo, llegando a dirigirlo personalmente, habiéndose mantenido hasta nuestros días  gracias al empeño y esfuerzo impagable de su actual directora, Doña María del  Carmen Acosta Jiménez.

Ha sido un precioso medio para que  podamos participar de una forma especial en las grandes celebraciones litúrgicas, como son la Misa de Nochebuena, Misa del Jueves Santo, Oficio del Viernes Santo, Vigilia Pascual, Corpus Christi, etc… elevando el espíritu de los fieles durante el Sacramento Eucarístico, centro de nuestra fe y de la Iglesia.

El Coro está organizado en distintas voces: Tenores, Sopranos, Bajos y Contraltos, pudiendo participar en el mismo cualquier persona (niño, joven o adulto) que tenga inquietud musical y ganas de aportar su esfuerzo a la comunidad parroquial, basta con comunicarlo. Los ensayos suelen hacerse en los salones de cáritas los jueves por la noche, fundamentalmente en los meses previos a las festividades en que se canta.

LOS VALORES DEL CANTO DE LA LITURGIA

Aunque casi nunca surge la pregunta ¿por qué cantamos en nuestra celebraciones?, es bueno dar razones sobre esta actitud.

  • El canto expresa y realiza nuestras actitudes interiores. Expresa las ideas y los sentimientos, las actitudes y los deseos. Es un lenguaje universal con un poder expresivo que muchas veces llega a donde no llega la sola palabra. En la liturgia el canto tiene un función clara: expresa nuestra postura ante Dios (alabanza, petición) y nuestra sintonía con la comunidad y con el misterio que celebramos.
  • El canto hace comunidad. El canto pone de manifiesto de un modo pleno y perfecto la índole comunitaria del culto cristiano. Cantar en común une. Nuestra fe no es sólo asunto personal nuestro: somos comunidad, y el canto es uno de los mejores signos del sentir común.
  • El canto hace fiesta. El valor del canto es el de crear un clima más festivo y solemne, ya sea expresado con mayor delicadeza la oración o fomentando la unidad. “Nada más festivo y más grato en las celebraciones sagradas, exprese su fe y su piedad por el canto” (MS 16).
  • La función ministerial del canto. La razón de ser de la música en la celebración cristiana le viene de la celebración misma y de la comunidad celebrante. La música y el canto tienen dos puntos de referencias: el ritmo litúrgico y la comunidad celebrante. El canto sirve “ministerialmente” al rito celebrado por la comunidad.
  • El canto, sacramento. Dentro de la celebración, el canto y la música se convierten en un signo eficaz, en un sacramento del acontecimiento interior. Dios habla y la comunidad responde con fe y con actitudes de alabanza; se encuentran en comunión interior. El canto es un verdadero “sacramento”, que no sólo expresa los sentimientos íntimos, sino que los realiza y los hace acontecimiento.

Programa de Cantos Semana Santa 2014

CANTAR ES ORAR DOS VECES

Estos son algunos ejemplos de composiciones musicales interpretadas por nuestro Corro Parroquial

Kyrie Cuarti Toni de Victoria
Adeste fideles
Ave María de Victoria
Benedictus
Cordero de Terry
Dulce madre
Noche de paz
Panis angelicus
Santo (José M. Díaz)
Un día a verla iré